El primer y más grande crowdfunding del mundo.

con No hay comentarios

Ya estamos en pleno proceso de crowdfunding solidario iniciado porque la Rambla de l'Art - Cambrils pueda volver a ser un referente cinematográfico en el Camp de Tarragona, una vez las salas de cine puedan abrir de nuevo.
Aunque esta manera de financiar proyectos utiliza el anglicismo de crowdfunding, deberíamos dirigirnos hacia Europa, y más concretamente en Barcelona, ​​para encontrar el mayor proyecto de micro-mecenazgo que nunca ha existido y que seguro, nunca más existirá. La construcción de la Sagrada Familia es el proyecto colectivo con más recursos anónimos del mundo. Comenzó en 1882 y aún sigue. Su financiación se ha basado siempre con donativos, la base del mecenazgo, aunque hoy le son mucho más importantes los ingresos por visitas.
La plataforma pionera de micro-mecenazgo en Cataluña es Verkami, - la plataforma de nuestro proyecto - que inició su actividad gracias a una familia de Mataró en 2010, que ha conseguido un éxito abrumador que incluso ha sido reconocido con un premio a la excelencia empresarial para Naciones Unidas
Desgraciadamente la ley española de mecenazgo de 1994 y 2002 no está hecha para impulsar este tipo de financiación multitudinario y casi anónimo y por tanto, las aportaciones no tienen un retorno adicional a efectos fiscales que seguro las haría mucho más útiles a la hora de participar en nuevos proyectos . Hoy la ley considera estos aportes - por tener recompensas - como una acción de compraventa normal y los receptores debemos tributar por IVA los apoyos recibidos en el régimen general pese casos como el nuestro, que las entradas al cine está grabadas en el IVA reducido del 10%. Además se deberá tributar también en el Impuesto de Sociedades o IRPF.
Por lo tanto, el entorno fiscal es bastante hostil para el micro-mecenazgo sobre todo porque los donantes, en su inmensa mayoría no son personas especialmente adineradas. Es evidente que una legislación favorable a esta forma de afianzamiento impulsaría la economía de las personas, pequeñas y medianas empresas y las iniciativas sociales.
El único aspecto legislado en defensa de los donantes es que las plataformas que se dediquen al crowfunding están vigiladas por la Comisión Nacional del Mercado de Valores. Esto asegura que el dinero invertido llegan si o si los promotores de los proyectos que, como el nuestro, se acogen a esta fórmula de financiación.
Sin embargo, seguimos pedido vuestra participación ahora ya que tenemos cubierto un 60% del objetivo inicial previsto.
Cambrils 5 de mayo 2020

Deja un comentario